Disfunción eréctil. Impotencia masculina

La causa de la impotencia es bastante variada, teniendo un origen tanto físico como psíquico. A continuación, expondremos la tipología de la enfermedad basándonos en la causa, así como las formas de presentación y los tratamientos disponibles.

· Significado de Impotencia

La impotencia, cuyo término médico es disfunción eréctil, es la incapacidad para conseguir o mantener una erección en el hombre, de forma que se imposibilita la relación sexual satisfactoria. A veces se manifiesta con la imposibilidad de conseguir la erección, otras veces se llega a una erección ineficaz que dificulta en gran manera el acto sexual, o incluso en otros casos se consigue la erección pero de forma demasiado breve.

Esta enfermedad tiene una gran prevalencia en los hombres y, aunque no es un proceso natural, su incidencia aumenta en gran medida con la edad. En España, hasta un 19% de los hombres tienen problemas de erección, aumentando hasta casi el 50% en los mayores de 60 años.

· ¿Qué causa la impotencia en el hombre? Tipos de Impotencia

En el hombre, la erección consiste en un proceso fisiológico con varios pasos y varios sistemas implicados. Resumidamente, se presenta un estímulo sensitivo (táctil, visual, auditivo, o incluso un pensamiento) que provoca la excitación sexual. A continuación, el cerebro envía señales a través de los nervios para iniciar los mecanismos de la erección. Mediante la acción de cierta musculatura involuntaria se provocará la retención de sangre dentro de los cuerpos cavernosos del pene, dando como resultado la erección en sí. Por tanto, podemos hallar el problema de erección en cualquiera de estos pasos del proceso.

Las causas de esta enfermedad pueden ser varias y no excluyentes entre ellas, de forma que se puede catalogar a la disfunción eréctil como un trastorno mixto, aunque normalmente habrá un problema primario que tendrá predominancia. Por lo tanto, destacamos los dos grandes grupos que se complementan para causar la disfunción eréctil: causas psicogénicas y causas orgánicas.

· Causas psicológicas

Muchas situaciones psicológicas pueden causar impotencia en el hombre. Generalmente, se asocian a la falta de autoestima debida a estrés, ansiedad, problemas de pareja o incluso depresión u otros problemas psiquiátricos como la esquizofrenia. En otros casos se debe simplemente a la falta de excitación sexual, lo cual no tiene por qué ser algo patológico.

Esta falta de salud mental actúa a nivel cerebral, y acaba provocando las afectaciones en la vida sexual del paciente.

· Causas físicas

– Trastornos neurogénicos: se deben a disfunción en el sistema nervioso, pero en este caso el origen del problema no es de tipo psicológico. La afectación se puede dar a nivel cerebral, en la médula espinal, o bien en los nervios periféricos encargados de la función sexual. Las causas del trastorno neurogénico pueden ser: accidente traumático que provoque daño cerebral o medular, la neuropatía diabética, el abuso alcohólico crónico, o incluso la lesión directa a los nervios pudendos por traumatismo o cirugía.
– Trastornos hormonales: se da cuando existe disminución en los niveles de la hormona sexual (testosterona), trastorno conocido en el ámbito médico como hipogonadismo. Esta afección tiene etiología variada (explicado más ampliamente en “descenso del deseo sexual” *Introducir aquí enlace a la otra patología*), pero algunos pacientes son capaces de mantener la función sexual. Además, existen otros problemas endocrinos que pueden afectar a la erección, como el hipertiroidismo o la enfermedad de Cushing.
– Trastornos arteriales: normalmente se debe a enfermedad arterial sistémica, y su evolución suele darse de forma progresiva. Los casos más comunes se dan por diabetes mellitus o arterioesclerosis, aunque cabe señalar que el trastorno arterial también puede ser de origen congénito o por traumatismo.
– Trastornos venosos o cavernosos: existe una afectación de tipología diferente en las venas que se encuentran dentro de los cuerpos cavernosos del pene, y que son las encargadas de contener la sangre en la erección.
– Provocada por fármacos: algunos medicamentos o drogas tienen como efectos secundarios la posibilidad de causar disfunción eréctil. Generalmente se trata de aquellos que interfieren en el control neuroendocrino central o neurovascular. Hábitos como fumar o el consumo bien en grandes cantidades o bien de forma crónica de alcohol son importantes factores de riesgo.
– Enfermedades sistémicas y envejecimiento: la impotencia masculina también puede ser causada por procesos patológicos comunes en enfermedades sistémicas crónicas como la diabetes mellitus, la insuficiencia renal o la arterioesclerosis. A su vez, con la edad va disminuyendo progresivamente la función sexual, aunque la disfunción eréctil no es un resultado fisiológico del envejecimiento.

· Tratamientos para la disfunción eréctil

El tratamiento de la impotencia masculina depende siempre de la causa, y visto que la etiología de esta enfermedad es bastante amplia, el tratamiento también lo será. Principalmente diferenciaremos entre:

  • Tratamiento no quirúrgico: lo primero que se recomienda a los pacientes con disfunción eréctil es llevar a cabo un cambio en su estilo de vida, promoviendo la actividad deportiva, la dieta saludable y evitando los malos hábitos como el alcohol y el tabaco y las prácticas de riesgo como la equitación o los grandes recorridos en bicicleta.

En los casos en los que la causa psicológica en el paciente sea obvia es totalmente recomendable la derivación a un psicólogo o terapeuta sexual para llevar a cabo un tratamiento psicosexual. De esta forma pueden mejorarse los problemas de ansiedad, depresión, problemas de pareja… y brindar la posibilidad de volver a disfrutar de una vida sexual satisfactoria.

También existe el tratamiento hormonal, indicado en pacientes con hipogonadismo. En este caso el objetivo será aumentar la líbido.

Sin embargo, el tratamiento más amplio y el más directo actualmente es el uso de medicamentos. Existe una gran variedad de fármacos empleados en la disfunción eréctil. Algunos de ellos son más generales y abarcan un mayor número de objetivos terapéuticos, mientras que otros son más específicos y están dirigidos para casos más particulares. Aunque no vamos a entrar a explicar las indicaciones específicas de cada uno, los fármacos más utilizados son: Sildenafil (Viagra), Yohimbina, Trazodona y Apomorfina administrados de forma oral; y Papaverina, Regitina, Alprostadil o su combinación cuando se administra el tratamiento mediante inyección intracavernosa (lo cual ha sido una introducción muy importante en la urología).

  • Cirugía vascular peneana: está indicada en casos concretos en los que existe un problema vascular congénito o debido a un traumatismo, sobre todo en pacientes jóvenes, ya que se podría resolver su problema de forma efectiva. Sin embargo, no se recomienda la práctica quirúrgica en la disfunción eréctil causada por patologías crónicas debido a que la situación problemática podría resolverse por un tiempo, pero, al no poder eliminarse la verdadera causa, el problema volvería al paciente.
  • Uso de prótesis peneanas: es un tratamiento bastante común en el ámbito urológico y que tiene un buen resultado.

· ¿Cómo prevenir la disfunción eréctil?

La prevención de la disfunción eréctil podrá llevarse a cabo dependiendo de la causa. Igualmente, existen estilos de vida saludables que siempre disminuirán la posibilidad de padecerla, así como mejorar el nivel de vida en general. Algunas buenas recomendaciones son: mantener una dieta saludable, realizar ejercicio de forma regular y adaptado a cada persona, evitar hábitos tóxicos como el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, así como evitar el estrés excesivo. En los casos de personas con enfermedades crónicas como la diabetes mellitus o la enfermedad cardiovascular habrá que hacer un especial hincapié en tener bien controlada la evolución de esta, ya que estas personas tienen más probabilidad de acabar padeciendo enfermedades como la impotencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies