¿En Qué Consiste la Vasectomía?

La vasectomía es una técnica quirúrgica con fin anticonceptivo en los hombres, la cual se suele realizar de forma ambulatoria, fácil y segura. Se trata de una técnica muy solicitada por los pacientes hoy en día debido a su gran eficacia, sencillez y a la poca probabilidad y gravedad de complicaciones.

¿Qué es una vasectomía?

La técnica de vasectomía consiste en la resección de ambos conductos deferentes, de forma que se impedirá la salida de los espermatozoides. Esto no significa que el paciente deje de eyacular, sino que su semen ya no contendrá espermatozoides, haciéndolo totalmente estéril. 

Los resultados no se dan inmediatamente, sino que serán necesarias unas 20 eyaculaciones para dar salida a los espermatozoides presentes en el tracto reproductor. Una vez hayan tenido lugar este número aproximado de eyaculaciones y el médico haya  confirmado la ausencia de espermatozoides en el semen del paciente, éste podrá eyacular sin miedo a causar un embarazo.

Cabe señalar que tras esta intervención no se interrumpe la producción de espermatozoides en los testículos, pero estos en vez de ser expulsados por la uretra serán reabsorbidos dentro del organismo (lo cual no constituye ningún peligro para la salud del individuo).

El procedimiento quirúrgico es bastante sencillo, y será realizado por un cirujano experto en urología. Primero se rasura la zona escrotal y se esteriliza; el ambiente cálido en la zona permite la relajación del escroto y beneficia la incisión.  A continuación, se infunde la anestesia local en la zona mediante inyección (proceso mínimamente doloroso).

Una vez anestesiada la zona, se procederá a la incisión, la cual será muy pequeña y se realiza convencionalmente en la zona superior del escroto. Para ello, el cirujano localiza entre sus dedos pulgar y medio el conducto de forma superficial, y procede a la disección de la piel y las fascias que forman el compartimento que contiene al conducto deferente. Una vez alcanzado el conducto deferente, se separa de los vasos sanguíneos y nervios que lo acompañan y se aísla para su resección.

Tras cortar el conducto deferente, lo normal es ocluir los extremos que quedan separados, lo cual puede hacerse con clips quirúrgicos, mediante sutura, o empleando otras técnicas térmicas o químicas. Después, se vuelve a realizar el mismo procedimiento en el otro lado. Finalmente, se puede suturar la herida o bien dejar que cicatrice sola, lo cual es posible debido a su pequeño tamaño.

 Consecuencias de la vasectomía

Como hemos comentado antes, la vasectomía es una técnica bastante sencilla y rápida, que suele ser muy eficaz y que presenta pocas y no graves complicaciones. Por tanto, lo realmente importante a valorar por el paciente es su decisión definitiva de no tener hijos.

Aunque existe la intervención de reversión, aquel paciente que se decida a realizarse vasectomía debe tener claro que la repercusión sea definitiva, ya que la reversión es una técnica más difícil y no siempre posible, teniendo peores resultados.

Igualmente, exponemos a continuación las ventajas e inconvenientes de la vasectomía, así como sus posibles complicaciones:

Ventajas

  • Una de las principales ventajas es la eficacia que tiene la intervención, ya que prácticamente en el 100% de las intervenciones se consigue la esterilidad completa en el paciente.
  • El riesgo de complicaciones en la vasectomía es muy bajo, y además estás no son graves generalmente.
  • El coste económico es bastante reducido, en comparación con la técnica equivalente en la mujer de ligadura de trompas.
  • Al contrario de lo que algunas personas creen, la realización de vasectomía no afecta en absoluto a la sexualidad y rendimiento en el hombre, de hecho, incluso se observan efectos positivos sobre esta. Tampoco producirá daño alguno sobre los órganos genitales ni sobre el resto del organismo.
  • El procedimiento quirúrgico es prácticamente indoloro. Si bien en el momento de cortar el conducto el paciente puede percatar una sensación de tirantez, en ningún caso esto supondrá un dolor intenso o una gran molestia.

Desventajas

  • El principal inconveniente no es más que el posible cambio de opinión por parte del paciente en un futuro acerca de su decisión de no tener hijos.
  • Existen una serie de efectos secundarios que son bastante comunes en los días posteriores a la cirugía, como son: hematoma escrotal, presencia de sangrado en semen, pequeño hinchazón o dolor leve, infección del sitio quirúrgico…
  • En aquellas personas con problemas testiculares como el dolor crónico no está indicada este tipo de cirugía, ya que podría agravar su problemática.
  • Durante el periodo postoperatorio el paciente deberá mantener al menos 7 días sin actividad sexual, al igual que con las actividades que supongan un esfuerzo físico. Sin embargo, solo tendrá que mantener 3 días de reposo antes de retomar su vida normal.
  • El efecto del tratamiento no es inmediato, es decir, durante los siguientes 3 meses y 20 eyaculaciones aproximadamente el paciente seguirá expulsando espermatozoides en el semen, y deberá hacerse un análisis del semen pasado este tiempo para comprobar la ausencia de espermatozoides. Cabe decir que a veces se encuentran restos de espermatozoides en el semen de estos pacientes, pero su capacidad de fertilizar será nula.

Complicaciones

  • La complicación más común es la presencia de hematoma en el postoperatorio.
  • Como en cualquier cirugía, siempre existe riesgo de infección de la zona intervenida, aunque en este caso el riesgo es bastante bajo.
  • Desarrollo de anticuerpos anti-espermatozoides debido a su presencia en el interior del organismo. Aunque es algo relativamente común, estudios demuestran que a los 2 años aproximadamente bajan considerablemente los niveles de estos.
  • Otras complicaciones mucho menos comunes, pero que se consideran más serias serían: fístula traumática, dolor escrotal crónico, gangrena de Fournier.

 ¿Qué se eyacula después de la vasectomía?

Es importante saber que el semen tiene más componentes a parte del esperma, que se encargan de vencer las barreras que propone el ambiente vaginal al paso de los espermatozoides, y así facilitar su ascenso hasta las trompas, donde podrán alcanzar el objetivo final de la fecundación. 

Estos componentes son proporcionados por los órganos sexuales secretores masculinos, que son: testículos, epidídimo, próstata, vesículas seminales y pequeñas glándulas presentes en el recorrido de la uretra. 

El semen está formado por ácido cítrico, aminoácidos libres, fructosa (le da sabor dulce), varias enzimas, prostaglandinas, potasio, cinc… 

La mayoría del componente tiene origen en las vesículas seminales, seguido de la próstata, testículos y epidídimo, y finalmente del proveniente de las pequeñas glándulas periuretrales.

Por tanto, tras la vasectomía el componente del semen eyaculado será el proveniente de todos estos órganos menos de los testículos y epidídimo, por lo que perderá su capacidad de fecundar.

Probabilidad de embarazo con la vasectomía

Teóricamente el hecho de conseguir un embarazo después de esta cirugía es imposible. Sin embargo, sabemos que la medicina no es perfecta y por eso existirá una mínima probabilidad de embarazo. Podríamos decir que la vasectomía es eficaz casi al 100%.

¿Cómo se revierte la vasectomía?

Existe una técnica específica para revertir la vasectomía llamada vasovasostomía. Sin embargo, siempre que un paciente decide hacerse la vasectomía debe estar seguro de que quiere ser infértil de forma permanente. En el siguiente enlace (adjuntar enlace a artículo sobre la vasovasostomía) puede obtener más información sobre la técnica citada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
close-link