Descenso deseo sexual

El hombre, con el paso de los años, comienza progresivamente a perder enteros en sus niveles de testosterona. A partir de los 50 años, esa disminución de la hormona masculina puede acarrear problemas relacionados con el descenso de la líbido.

Los problemas producidos por la falta de testosterona son muy variados y se materializan en una falta de actividad sexual, erecciones menos frecuentes e intensas, mayor cansancio, aumento de la irritabilidad y problemas relacionados con los huesos.

Sin embargo, estas patologías derivadas del descenso de los niveles de testosterona pueden ser tratados y prácticamente solucionados por un especialista, como veremos en este artículo.

Descenso del Deseo Sexual

· Cómo diagnosticar un déficit de testosterona

Un déficit de testosterona viene normalmente acompañado de una clínica particular. Para su diagnóstico, además de pruebas específicas, nos basaremos principalmente en dicha cínica. Destacamos principalmente la disminución del líbido o deseo sexual manifestándose en:

  • Ausencia de una salud sexual plena, la cual se define como un estado de bienestar físico, social y mental en el ámbito de la sexualidad.
  • Falta de excitación ante estímulos visuales, auditivos o incluso el tacto.
  • Disminución de las fantasías sexuales y del interés por el sexo en general.
  • Disminuye la frecuencia en la actividad sexual.
  • Observamos una dificultad o problemas de erección, particularmente en las erecciones nocturnas.

Además, también pueden aparecer otros síntomas secundarios como:

  • Problemas de estado mental como cansancio, desgana, mal humor, agotamiento intelectual…
  • Disminución de la forma física y el tono muscular.
  • Osteoporosis y aumento en la frecuencia de facturas.
  • Obesidad abdominal y aumento de la grasa corporal.
  • Aumento del tejido mamario (ginecomastia).

Estas manifestaciones se ven aumentadas en frecuencia en los varones mayores de 50 años ya que, a partir de esta edad, se va dando un descenso progresivo de la hormona masculina (aproximadamente el 10% de los hombres entre 40 y 70 años tienen testosterona baja). Sin embargo, muchos de los hombres con descenso de este deseo pueden mantener la función sexual e incluso mantener relaciones esporádicamente con el objetivo de satisfacer a su pareja.

Una vez que el urólogo considera la clínica como sugerente de problemas en los niveles de testosterona, manda al paciente un análisis de sangre concreto, con el objetivo de calcular la testosterona libre y testosterona biodisponible a partir de los niveles medidos de LH, testosterona total, albúmina y SHBG. La testosterona libre será el valor realmente útil para diagnosticar un déficit de esta hormona. El término médico usado para indicar un déficit de testosterona es hipogonadismo.

Además, deberíamos hacer un estudio de la próstata complementario al de la testosterona para descartar problemas en esta, ya que a ciertas edades un descenso de la testosterona es frecuente encontrarlo acompañado de un aumento progresivo del tamaño prostático.

· Causas del descenso del deseo sexual

La causa principal de este descenso es la disminución de la hormona masculina o hipogonadismo, que puede darse por diferentes motivos. Distinguiremos entre causas fisiológicas (vistas desde el punto de vista médico) y causas psicológicas.

Causas fisiológicas

Fisiológicamente esta hormona se produce en los testículos y su regulación es llevada por la hormona luteinizante (LH), la cual es liberada por la hipófisis, que a su vez es estimulada por el hipotálamo. 

Aunque está demostrado que la disminución progresiva de esta hormona es normal con la edad, existen factores que podrían acentuarla, provocando los síntomas patológicos. Dependiendo de en qué parte está el problema dentro de la cascada de producción de la testosterona, clasificamos su déficit en: 

  • Hipogonadismo primario: el problema reside en la misma fabricación de la hormona en los testículos. Puede tener causas congénitas que se manifestarían en la infancia (síndrome de Klinefelter, testículos no descendidos…). Sin embargo, otras causas más frecuentes serían: infecciones y lesiones traumáticas, daño testicular debido a paperas, tratamientos oncológicos (pueden producir hipogonadismo temporal o también convertirlo en permanente).
  • Hipogonadismo secundario: en este caso el problema se encuentra en la disminución de la secreción de la LH en la hipófisis, no viéndose por tanto estimulados los testículos para elaborar testosterona. Sus causas pueden ser: trastornos hipofisarios (enfermedades inflamatorias, tumores…), VIH, uso de ciertos medicamentos o consumo de drogas, obesidad.
  • Hipogonadismo terciario: aquí el trastorno se encontrará en el hipotálamo, que no estimulará suficientemente a la hipófisis. Las causas son similares al hipogonadismo secundario.

Cabe destacar que algunas enfermedades metabólicas como la diabetes, o la enfermedad renal crónica también pueden causar disminución en los niveles de testosterona, aunque poseer una de estas enfermedades no debe ser un impedimento para acudir al médico si sentimos que nuestro deseo sexual está disminuido.

Causas psicológicas

También está demostrado que el estado psicológico del hombre juega un gran papel en su sexualidad. Históricamente ha existido una fuerte presión social sobre el hombre y su “supuesta actitud hiperdeseante” hacia el acto sexual, lo cual puede provocar un “desmoronamiento psicológico” ante problemas de este tipo.

Además, existen situaciones psicológicas personales que también contribuyen. Un ejemplo sería una persona que sufrió una experiencia sexual traumática como una violación o abusos en la infancia que le lleva a reprimir en la adultez sus deseos hacia la práctica sexual.

Otros problemas psicológicos que son causa serían los estados de depresión o ansiedad de la persona, un estrés constate y acumulativo (exceso de trabajo, situaciones familiares complicadas…), problemas de pareja que pueden llevar a no desear a la otra persona, etc. 

Generalmente estos problemas son temporales y suelen solucionarse una vez detectado y tratado el impedimento emocional o anímico concreto que subyace a estos síntomas.

Aumento del Deseo Sexual

· Problemas de la testosterona baja

El sistema endocrino en nuestro cuerpo está muy estructurado y es muy sensible a los cambios. Es tal su sensibilidad que variaciones en una de sus hormonas pueden influir en los niveles de otras y provocar cambios a nivel sistémico.  

La testosterona baja en el hombre puede provocar:

  • Reducción del impulso sexual (alteración más importante).
  • Disfunción eréctil.
  • Menor número de espermatozoides producidos.
  • Ginecomastia.
  • Pérdida de vello corporal.
  • Disminución de la masa muscular y de la fuerza.
  • Acumulación de grasa.
  • A largo plazo disminución de la densidad ósea (osteoporosis)
  • Decrecimiento de los testículos.

· ¿Cómo aumentar el Deseo Sexual? Tratamientos para el déficit de testosterona

Hemos visto que las alteraciones en los niveles de testosterona tienen efectos múltiples y diversos, sin embargo, un correcto tratamiento que devuelva la hormona a sus niveles adecuados debería revertir todos ellos y devolverlos a la normalidad.

Dependiendo de la causa del problema trataremos este desde distintos puntos de vista:

  • Tratamiento médico: la principal indicación es el uso de la terapia de reemplazo de testosterona (TRT), consistente en administrar esta falta de hormona de forma exógena. Esta administración puede hacerse de distintos modos, normalmente a preferencia del paciente. Es posible hacerlo mediante inyecciones intramusculares periódicas, colocando parches en distintas zonas del cuerpo, mediante la aplicación de un gel con testosterona en piel, cavidad nasal o encías y mejillas, o incluso con la implantación quirúrgica subcutánea de pellets con testosterona.
  • Tratamiento psicológico: es bastante eficaz sobre todo cuando el problema del paciente tiene su causa en una depresión, estrés, ansiedad, problemas de pareja, etc. Se derivará al paciente a un psicólogo que le proporcionará el asesoramiento necesario. En estos casos, la resolución de los problemas de pareja o la disminución del estrés pueden solucionar las dificultades en el sexo.  

Estos dos tipos de tratamientos no son excluyentes y el médico debe proponer al paciente la combinación más adecuada.

Aumentar Testosterona

· Efectos del tratamiento para el déficit de testosterona

En este caso los tratamientos propuestos tienen muy buenos resultados y suelen resolver al completo los problemas de libido del paciente cuando son efectivos. 

El asesoramiento psicológico pretende resolver el problema de fondo por lo que, una vez resuelto, el paciente suele a tener una vida sexual normal.

En el tratamiento sustitutivo con testosterona se trata de estimular los cambios típicos de la pubertad (aumento de masa muscular, crecimiento de vello corporal, desarrollo de las características sexuales secundarias). Esto también puede tener efectos adversos:

  • Si el paciente posee enfermedad cardiovascular, problema cardíaco, hipertensión, o bien enfermedad crónica renal o respiratoria, estas podrían complicarse con el tratamiento.
  • Reacciones alérgicas cutáneas con el uso de geles. 
  • Debe vigilarse la próstata durante el tratamiento, ya que este puede favorecer el crecimiento prostático. 
  • Incremento de problemas respiratorios como la apnea del sueño.
  • Deberá seguirse una observación más exhaustiva si el tratamiento se realiza durante un largo tiempo.

· Precio tratamiento con testosterona

El precio siempre dependerá del tipo de tratamiento empleado y la clínica. El descenso de deseo sexual es un síntoma serio que debe ser tratado siempre por un especialista para obtener los mejores resultados. Nunca ponga en juego su salud o busque tratamientos con testosterona baratos. Lo barato sale caro cuando su salud es lo principal. En la clínica del doctor Pedro Torrecillas podremos estudiar su caso y ofrecerle el mejor precio según sus necesidades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies