Inflamación de Testículos: Epididimitis y Orquitis. Síntomas, Causas y Tratamiento

La inflamación de los testículos es una patología de gran importancia clínica tratada en el campo de la urología. Su principal importancia radica en el cuadro que produce por el dolor y la zona comprometida a la que afecta, haciendo que la preocupación del paciente ante la situación sea elevada.

Diferencias entre Orquitis y Epididimitis

Antes de todo, es importante conocer la anatomía y fisiología de las gónadas masculinas y las estructuras con las que se relaciona, destacando dos elementos que son especialmente relevantes en este caso:

  • Testículos: conforman las gónadas masculinas, tienen forma ovoide y su tamaño es de unos 5 cm de largo y 2,5 cm de diámetro. Su función principal es la fabricación, maduración y preparación de los espermatozoides (espermatogénesis), así como de su transporte a través de la vía espermática. Para ello, en su interior se conforma una red de conductos que se irán uniendo poco a poco para dirigirse fuera de los testículos hacia los siguientes puntos de la vía. 
  • Epidídimos: se tratan del siguiente punto de la vía. Son dos estructuras alargadas que se encuentran en estrecha relación con ambos testículos, recubriéndolos longitudinalmente y situándose posterolateralmente a estos. En su interior estará el conducto del epidídimo, donde los espermatozoides llevan a cabo las etapas finales de su maduración y se almacenan esperando el momento de la eyaculación para su secreción. Este terminará en la cola del epidídimo, donde se continuará con el conducto deferente para dirigirse hacia el cordón espermático (fuera de la bolsa escrotal).

Una vez expuesto todo esto, podemos intuir que la diferencia entre ambas patologías es principalmente su localización, de forma que la orquitis corresponde a la inflamación de uno o ambos testículos, mientras que la epididimitis de igual forma pero en el epidídimo. 

Es importante recalcar que la inflamación también puede darse en ambas localizaciones a la vez debido a la progresión de la infección por proximidad, pasando a llamarse orquiepididimitis.

Síntomas de la Epididimitis

Normalmente los síntomas inflamatorios de la zona escrotal en general, aunque no lleguen a ser muy graves, no suelen pasar desapercibidos debido a su comprometida localización. Los más frecuentes son:

  • Manifestaciones visibles macroscópicamente como hinchazón y enrojecimiento del escroto.
  • Dolor y sensibilidad en el testículo, que suele comenzar solo en uno y aumentar de forma progresiva.
  • Fiebre.
  • Secreción uretral: puede tener distinto aspecto, y su análisis ayudará en el diagnóstico.
  • Sangre en la eyaculación.
  • Palpación de líquido alrededor de los testículos.
  • Dolor al orinar.

La presencia de varios de estos síntomas lleva a la sospecha de epididimitis, y para su diagnóstico final se debe descartar otras afecciones como la torsión testicular (urgente), cáncer de testículo, inflamación de otras estructuras cercanas…. Para ello podemos usar pruebas diagnósticas como el análisis de secreciones (importante para descartar ETSs) o de orina, o la ecografía doppler (permite ver el sentido predominante del flujo sanguíneo, sirviendo para el diagnóstico diferencial con la torsión testicular).

Epididimitis crónica

Lo normal es que el cuadro sintomático antes expuesto tenga una duración determinada y se resuelva con un correcto tratamiento. Sin embargo, en algunos casos como la resistencia bacteriana al tratamiento antibiótico la situación se puede cronificar (duración mayor a 6 semanas) o volverse recidivante. Es entonces cuando hablamos de epididimitis crónica.

Causas de la Epididimitis

La causa mayoritaria de esta patología inflamatoria es la infección, principalmente de origen bacteriano. Podemos nombrar varios grupos causales:

  • Infección bacteriana: en adultos la infección por chlamydia o gonorrea adquirida por transmisión sexual es la primera causa. Otro agente común es E.Coli, predominante en niños y ancianos. Se suele dar por progresión de una infección próxima, es decir, en la uretra, vejiga, próstata, etc.
  • Infección viral: es la segunda causa infecciosa, y el agente causal es el Paramyxovirus o virus de las paperas. Se reconoce por presencia de un cuadro de paperas en los días previos a la afección del epidídimo.
  • Traumatismo: este puede darse de forma directa, o también puede ser una complicación postquirúrgica.
  • Tuberculosis.
  • Presencia de orina en el epidídimo: como complicación tras realizar grandes esfuerzos. 
  • Fármacos: la epididimitis es un efecto adverso de la amiodarona.  

Factores de Riesgo de la Epididimitis

Teniendo en cuenta las causas posibles de esta enfermedad, podemos intuir varios factores predisponentes, que en su mayoría son evitables. Entre ellos están:

  • Relaciones sexuales de riesgo o sin protección.
  • Cirugía genital o de las vías urinarias: cabe destacar que toda cirugía tiene ciertos riesgos, pero en muchos casos es la mejor opción terapéutica.
  • Empleo de amiodarona.
  • Enfermedad prostática.
  • Colocación prolongada de sonda urinaria: pues favorece las infecciones.

Tratamiento de la Epididimitis

Normalmente el tratamiento es igual en los distintos pacientes, destacando:

  • Antibióticos: es el tratamiento principal, tanto en casos agudos como crónicos. El tipo de antibiótico empleado cambiará si la causa es una ets u otra bacteria como E.Coli. No se usan en caso de epididimitis viral.
  • Analgésicos: está indicado el uso de AINEs para calmar el dolor y disminuir la inflamación.
  • Medidas caseras: existen recomendaciones encaminadas a disminuir el dolor y facilitar la vida normal, como la colocación de compresas frías en el escroto, la elevación de la zona, o el uso de un suspensorio.
  • Cirugía: esta opción se reserva para casos más severos, como el dolor crónico intenso o la formación de abscesos. 

Síntomas de la Orquitis

Los síntomas de esta patología suelen aparecer de forma rápida, afectando primero a uno de los dos testículos, pudiendo evolucionar hacia la inflamación bilateral. Estos son:

  • Hinchazón del testículo.
  • Dolor testicular.
  • Fiebre.
  • Dolor al orinar o eyacular.
  • Sangre en semen.
  • Malestar.

Causas de la Orquitis

Al igual que la epididimitis, esta tendrá causa infecciosa predominantemente.

Orquitis Bacteriana

Normalmente se da por progresión de una epididimitis. Las bacterias causantes más comunes son de nuevo chlamydia y gonorrea, cuya infección se transmite sexualmente.

No suele dejar secuelas tras la recuperación.

Orquitis Viral

El agente causal es, como también comentamos anteriormente, el paramyxovirus. La inflamación suele aparecer en aproximadamente 1 de cada 3 casos, unos 4 o 6 días después de la resolución del cuadro de paperas. El problema en este caso es que la aparición de secuelas no es controlable, de forma que en algunos casos se producirá una atrofia testicular que lleve a la esterilidad.

Factores de Riesgo de la Orquitis

Estos son prácticamente los mismos que en el caso de la epididimitis:

  • No tener la vacuna contra el virus de las paperas.
  • Intervención quirúrgica urinario-genital.
  • Mantener relaciones sexuales de riesgo.
  • Uso prolongado de sonda vesical.
  • Hiperplasia prostática benigna.

Tratamiento de la Orquitis

De nuevo, este será muy parecido al antes mencionado. 

  • Antibióticos: tratamiento principal en caso de infección bacteriana. Es necesario tratar también a la pareja en caso de transmisión sexual. 
  • AINEs
  • Medidas: se recomienda la colocación de compresas de hielo en el escroto, uso de suspensorio deportivo y el reposo. 
  • Orquitis viral: de nuevo cabe recordar que en este caso los antibióticos no tienen efecto, por lo que la única opción terapéutica es esperar a que se resuelva el cuadro y tratar el dolor con AINEs y medidas caseras.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies